El problema de Linux con usuarios provenientes de Windows

El problema de Linux con usuarios provenientes de Windows

Un punto de vista personal

Subscribe to my newsletter and never miss my upcoming articles

Ya hace más de 13 años de mi primer acercamiento con los sistemas operativos basados en Linux y 12 años ya de instalar mi primera distribución (distro) de manera definitiva, en eso entonces Ubuntu 9.04 (Jaunty Jackalope). Desde entonces he probado decenas de distros y entornos gráficos, pasé del distrohopping(comportamiendo -usualmente- de usuarios novatos de Linux de cambiar de distro como quien se cambia de ropa interior) a quedarme tranquilo con un sistema.

Mi amor definitivo por Linux comenzó con la versión 10.04 de Ubuntu llamada Lucid Lynx

image.png

Aún siento mariposas al ver ese sistema, a día de hoy ha sido mi distribución favorita. Y ni hablar de los efectos de escritorio que venían activados por defecto: las ventanas gelatinosas, los efectos de cubo, el efecto de fuego, etc. El famoso Compiz me flechó el corazón.

Visualmente, Ubuntu 10.04 no tenía nada que envidiarle a Windows 7 que ya comenzaba a tornarse famoso, aunque no tenía esas ventanas con efectos de cristal que tenía este último. Ubuntu era una buena alternativa, pero no todo fue color de rosa al inicio.

Es por esto que, aunque amo Linux, voy a mostrar algunas de las razones por las que considero que Linux no es para usuarios provenientes de Windows que buscan un sistema operativo que funcione igual que el sistema de Microsoft, y que además no cuentan con conocimientos básicos o intermedios en informática.

Primeras impresiones de un usuario proveniente de Windows

Cuando eres novato en el mundo del sistema operativo del pingüino lo primero que notas es que no existe MIcrosoft Office. Claro, existen alternativas como LibreOffice, WPS, OnlyOffice, entre otros. Pero la realidad es que quien tenga un flujo de trabajo bastante definido con el software de ofimática de Microsoft notará que en Linux las suites de ofimática trabajan un poquito diferente.

Basta con crear un documento en Word, agregarle referencias, bibliografías, números de página, índices, imágenes, formas geométricas, etc. Y luego exportarlas e intentar abrirlas en LibreOffice. El documento se mantendrá fiel quizá en un 90% y en el mejor de los casos en un 95%.

Con esto no quiero decir que en Linux no hay compatibilidad con MS Office, al contrario, LibreOffice y sobre todo WPS cuentan con una muy buena compatibilidad, pero esto no asegura que el documento se muestre ídentico al creado desde Windows.

A lo que quiero llegar es que una de las mayores barreras que enfrenta un usuario de Windows al pasarse a Linux es el de acostumbrarse a las alternativas de software libre (no existe la suite de Adobe, por mencionar un caso). Y en esto soy enfático y muy sincero: aún no existe una suite de ofimática que le pelee de tú a tú a MS Office.

Instalaciones del tipo next, next, next.

Cuando estás acostumbrado a utilizar Windows ya sabes de manera casi automática instalar aplicaciones o programas. Solo das click a ese archivo con extensión .exe y voilà, se nos abre una ventana y solo le damos next, next, next. Vamos, ni siquiera leemos los términos y condiciones.

En Linux esto no es tan así. Claro, en sistemas operativos basados en Debian tenemos los paquetes con extensión .deb que muchas veces se pueden ejecutar con doble click, o también algunos programas con extensión .sh y recientemente las AppImages. Pero la verdad es que son pocos los casos en que hacemos esto (aquí hablo como usuario constante de Linux).

Cuando te pasas a Linux tienes que entender que el uso de la terminal -o consola- es de uso diario, es tu mano derecha: Con ella instalas, desinstalas, actualizas y realizas muchas otras tareas más. Sí, hay soluciones gráficas, pero créanme cuando les digo que en Linux todo es mucho más fácil desde la terminal.

image.png

Y con este quiero que entiendas que hay una curva de aprendizaje, pequeña o grande, pero la hay. Y tienes que valorar si el tiempo que vas a invertir de verdad va a valer la pena, o si solo quieres probar el sistema operativo por curiosidad y ya.

¿Por qué hay tantas versiones de Linux?

Acá quiero dejar en claro que cuando me refiero a Linux es al sistema operativo GNU/Linux como tal, Linux es solo un kernel o núcleo, pero se sigue utilizando el término de Linux cuando nos referimos a la combinación de GNU con Linux, quiero dejar esto bien claro para evitar comentarios de puritanos del software libre, je, je.

Ahora, volviendo al asunto, las decenas de distribuciones hacen que el usuario proveniente de Windows se sienta abrumado o perdido. ¿Qué distro instalo? ¿Qué son sabores? ¿Qué son entornos gráficos? Volvemos a lo mismo, cuando te pasas a Linux hay una curva de aprendizaje, tiempo que debes invertir para tener los conocimientos necesarios para finalmente instalar una distro que se pueda ajustar a tus necesidades. Por esta razón es que el distrohopping es algo típico en usuarios novatos de Linux.

Tiempo

En estos tiempos en los que me hace falta tiempo ¿Cuanto tiempo hace que necesito más tiempo? -Nach

Me parece que la palabra «tiempo» es una constante en este artículo, pero es que es algo cierto. En Linux tienes que invertir tiempo en muchas cosas: personalización, instalación de paquetes, descarga de programas, búsqueda de alternativas de software -en caso de ser necesario-, entre muchas otras cosas más.

En mi caso uno de los problemas que tuve frecuentemente cuando inicié en el mundo de Linux fue el de quedarme sin interfaz gráfica por ingresar un comando mal, o por instalar un tema visual de forma incorrecta, chispas del oficio, pero me llevó tiempo descrubrir cómo solventarlo.

Si eres de los que necesita un sistema operativo out of the box quédate con Windows, de este lado tenemos Linux Mint que viene con todo lo necesario preinstalado, pero tarde o temprano tendrás que recurrir a la terminal.


Conclusiones

Con este artículo no quiero que te sientas decepcionado de Linux o con miedo de aventurarte a entrar a este mundo, una vez que entiendes Linux y sabes cómo se maneja todo, te olvidas en gran manera -muchas veces en su totalidad- de Windows. Las ventajas de este sistema operativo son muchas, pero describirlas o enumerarlas quedarían para un futuro post.

Si piensas pasarte a Linux considera los principales problemas que mostré. Si tienes tiempo y deseas aprender, adelante; y si ya cuentas con algo de conocimiento en informática con mucha más razón.

Y como mencioné en el subtítulo de este artículo, es solo mi opinión, puedes estar de acuerdo o no, pero mi experiencia me ha llevado a tener este tipo de pensamiento y criterio.

Escrito desde Ubuntu 20.04, nos leemos en una próxima.

 
Share this